Interiorismo

Cambio de bañera por plato de ducha

Cambio de bañera por plato de ducha

Sustituir el plato de ducha de la bañera es una de las reformas más habituales que se realizan en casa. El cambio de bañera por plato de ducha es un trabajo que no requiere un gran esfuerzo, puedes hacerlo en la temporada del año que elijas.

Por el ahorro de agua que aportan, este tipo de reformas se han apreciado desde un principio, sin embargo, este cambio también hace que hayan desaparecido privilegios como el de relajarse en la bañera.

Si está considerando remodelar su baño, siga leyendo para conocer todos los beneficios que aporta el cambio de bañera por plato de ducha.

En Quokka: Estudio de Interiorismo y Decoración Málaga-Marbella te ayudamos a conseguir la felicidad que estás buscando, contacta con nosotros y aprende cómo conseguirla.

Cambio de bañera por plato de ducha

Es responsabilidad de todos utilizar el agua de manera más eficiente y reducir su consumo.

Hemos descubierto que existen múltiples situaciones a tener en cuenta a la hora de convertir una bañera en un plato de ducha. Los más simples e importantes son:

  • Las duchas promueven el consumo sostenible y ahorran dinero: no hay duda de que las duchas requieren menos agua que las bañeras, lo que reduce los gastos. Ahorrar tiempo y dinero ayudará a obtener una menor cantidad de recibos, amortizando así el precio de la obra en un menor tiempo.

Sin embargo, no sólo se ahorra energía y agua al ducharse; ducharse en lugar de bañarse es también una forma mucho más ecológica de lavarse. Algo que siempre hay que tener en cuenta, pero sobre todo en la época del año en la que hay escasez de agua o sequía.

  • Adaptabilidad: Las bañeras son voluminosas y ocupan mucho espacio, lo que resulta especialmente molesto e inconveniente en baños pequeños. El plato de ducha transmite sensación de amplitud y deja más espacio para mover o colocar muebles.
  • Seguridad y garantía: actualmente los platos de ducha son muy sólidos y compactos gracias a la composición utilizada, son flexibles, maleables y ergonómicos fabricados con materiales antideslizantes para evitar accidentes.
  • Necesidades futuras: Una actualización para el acceso de las personas mayores es fundamental y por ello la ducha es una alternativa ideal, ya que entrar y salir no requiere mucho esfuerzo físico.
  • Limpieza: Limpiar y mantener un plato de ducha es más fácil que el de una bañera. Dado que se trata de una superficie plana y normalmente más pequeña que una bañera, volveremos a ahorrar tiempo y dinero en la limpieza.
  • Eficiencia energética: al planificar el cambio, también considere la eficiencia energética y el impacto del nuevo reemplazo en sus facturas cada mes.

La etiqueta energética identifica los aparatos más eficientes que producen el menor consumo energético. Tener aparatos de alta eficiencia puede ahorrarle muchos costos de facturación.

  • Diseño: Hoy en día, el diseño innovador presentado en el cuarto de ducha revaloriza el hogar. Puedes ducharte con duchas de diseño que han hecho un gran aporte a través de la cromoterapia y otros métodos para transformarlo en un auténtico spa.

La decisión de cambiar la bañera por una ducha puede ser el momento ideal para cambiar por completo el baño. Dale a tu hogar un nuevo ambiente y estructura de la que no te arrepentirás sin olvidar, por supuesto, el lado útil y funcional de esta elección.

Si quieres economizar en los recibos del agua, te sugerimos que busques información sobre bonificaciones sociales de agua en tu ciudad para saber cómo conseguir diferentes descuentos.

Desde Quokka interiorismo, nos adaptamos a las necesidades de cada uno de nuestros clientes. Por tanto, cada proyecto se trata de forma totalmente personalizada, no existe un proyecto estándar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *